Nerea es una adolescente de Athas. Hija de Vaarg Blindwhisperer, quien solía formar parte de la primera enmienda. Encargado de la defensa de la ciudad de Sundere Garanei en las proximidades de Tyr, un poderoso humano a quien se le tenía mucha estima, y era tratado como un héroe local. La Primer Enmienda era una sociedad de brujos que usaban el poder de sus Patrones para pelear contra amenazas a su ciudad. La ciudad tenía sus cimientos en la magia de brujos, pero en la ciudad no quedaban muchos. En las paredes de la ciudad estaban talladas runas demoníacas para evitar la entrada a los elfos raiders.

La ciudad se regía por un sistema democrático, con un rey elegido por su habilidad de liderazgo y aún más importante por su destreza en combate y supervivencia. El rey tenia en su poder la espada de comando, una espada hecha de metal. Probablemente una de las únicas en todo el plano.

     Vaarg se casó con una mujer llamada Mirana, que se dedicaba a la danza y la música,Todos los hombres se enamoraban de ella, por su apariencia y su talento. Después de casarse, Vaarg hizo a un lado este estilo de vida y se convirtió en un humano de Athas corriente, comerciante de piedras preciosas.

      Arena, cenizas, limo, desierto y desolación por los alrededores, donde raiders continuamente trataban de atacar y tomar la capital. La ciudad era alegre y mágica, pero en las afueras de la ciudad eran conocidos los horrores de Athas. Nerea experimentó los horrores y el peligro del desierto en algunos viajes que acompaño a su padre. Centenares de años y millones de intentos, jamás causaron el menor impacto en las defensas de la ciudad. 

      Desde joven conoció la base de defensa personal, utilizar armas, posicionamientos, historias, lógica, deducción y supervivencia, entre muchos otros estudios. Como todo joven que es instruido para sobrevivir en el mundo de Dark Sun. Su pasión por la lectura le hizo conocedora de muchas historias, novelas y ciencias. Era una mujer promedio en Athas, con una descendencia que la posicionaba en un estatus de “hija de héroe”. Mucho se esperaba de ella. 

      Nerea tenía acceso a libros e historias de la biblioteca usando su estatus como hija de Vaarg. Aprendió muchas cosas de Athas, su historia y sus leyendas. Conoció planos donde existían océanos que no eran de arena, enanos, gnomos, orcos y criaturas que jamas había visto. Su curiosidad la hacia querer conocer. 

      Su facilidad de hablar con las personas la heredó de su madre, al igual que su carisma y su belleza, la sabiduría y la curiosidad de su padre. Pero también heredó un creencia de su persona que no era cierta. Creía ser mas que los demás. Las criaturas que existían en otros mundos no podrían sobrevivir en este mundo. Athas no era para los débiles. Los humanos de los otros planos eran débiles, no se comparaban con los humanos mas evolucionados de este plano. Las razas que dejaron de existir fueron aniquilados por la naturaleza, y su debilidad.

      nerea-looks Una noche Nerea despertó con el ruido de la gente gritando. Vio la ciudad en llamas, y elfos raiders que habían entrado a la ciudad, la guardia no había podido hacer nada, como si hubieran atacado desde adentro. La puerta había sido destruida y raiders montando baazrags entraron, la ciudad estaba condenada. Su calle estaba desierta, pero sabia q no por mucho, huyó y buscó a sus padres en la taberna donde su madre actuaba. Logró caminar la corta distancia sin ser descubierta, pero solo llego a ver los cadáveres de todos los que trabajaban en ese lugar. Vio a su madre muerta a un lado.

      Descubrió que ya no estaba sola. Seis raiders la vieron y empezaron a acercarse hacia ella. Un rayo desintegró a los 6 hombres. Su padre estaba, con el corazón destruido y repleto de rabia destruyendo a todos los raiders que le hacían frente. Vio a Nerea, causandole un segundo de distracción, en el que una lanza atravesó su pecho haciéndole caer. Con su último aliento, Vaarg le dio su libro a Nerea.

      El libro le hablo y le dijo que podía ayudarla, podría darle una nueva vida, vivir para algún día volver y reconstruir la ciudad perdida, restaurar la gloria de Sundere Garanei. Todo se volvía oscuro, sintió frío, miedo y no podía moverse. Sintió algo húmedo en su estómago y muchísimo dolor, Le habían dado.

      Con su último aliento aceptó el trato.

      Perdió la conciencia y ahí lo escucho, una voz extraña que solo le repitió que la había salvado, pero para que pueda vivir debería abandonar Athas. Estaba en un espacio oscuro, una luna gigante y miles de estrellas iluminaban la penumbra. Se presentó como “Apocolothoth”, el la llevaría a su segunda vida. A  cambio de sus habilidades, prometió darle poder. Nerea aceptó y una vez más sintió desvanecerse.

Sintió una palmada en la cara, un hombre pequeño de cuerpo robusto y barba larga, vestido extrañamente la había despertado. El sol brillaba y le dolía verlo directamente, no había arena, había agua por todos lados. No habían raiders, baazrags ni nada peligroso. No estaba más en su hogar, había sido salvado por esa entidad.

      El hombre que la rescató, se presentó como un clérigo llamado Korvak. Korvak le contó a Nerea que la encontró flotando en el mar, que su atuendo era extraño y la confundió con una persona de la realeza. Cuando subió al barco vio que no era una humana corriente. El le enseñó el mundo en el que había sido depositada por el dios de la luna. Aprendió las creencias de Korvak. En meses aprendió mucho sobre este plano, sobre “The Drowned God” y las creencias humanas. Se sintió fuera de peligro una vez más. De su hogar solo tenía el tomo de su padre y sus recuerdos.

 

Nicolas Galli Zabalaga

About Nicolas Galli Zabalaga

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.